La nube: análisis a fondo de sus ventajas y peligro

La nube: análisis a fondo de sus ventajas y peligro

En este tipo de computación todo lo que puede ofrecer un sistema informático se ofrece como servicio, de modo que los usuarios puedan acceder a los servicios disponibles “en la nube de Internet” sin conocimientos (o, al menos sin ser expertos) en la gestión de los recursos que usan. Según el IEEE Computer Society, es un paradigma en el que la información se almacena de manera permanente en servidores en Internet y se envía a cachés temporales de cliente, lo que incluye equipos de escritorio, centros de ocio, portátiles, etc. Esto se debe a que, pese a que las capacidades de los PC han mejorado sustancialmente, gran parte de su potencia se desaprovecha, al ser máquinas de propósito general.

La computación en nube es un concepto que incorpora el software como servicio, como en la Web 2.0 y otros conceptos recientes, también conocidos como tendencias tecnológicas, que tienen en común el que confían en Internet para satisfacer las necesidades de cómputo de los usuarios

Como ejemplos de Computación en Nube se puede destacar Amazon EC2, Google Apps, eyeOS, Microsoft Azure y Ubuntu One que proveen aplicaciones comunes de negocio en línea accesibles desde un navegador web, mientras el software y los datos se almacenan en los servidores.

Beneficios

  • Integración probada de servicios Web. Por su naturaleza, la tecnología de Cloud Computing se puede integrar con mucha mayor facilidad y rapidez con el resto de las aplicaciones, ya sean desarrolladas de manera interna o externa.
  • Prestación de servicios a nivel mundial. Las infraestructuras de Cloud Computing proporcionan mayor capacidad de adaptación, recuperación de desastres completa y reducción al mínimo de los tiempos de inactividad.
  • Una infraestructura 100% de Cloud Computing no necesita instalar ningún tipo de hardware. La belleza de la tecnología de Cloud Computing es su simplicidad… y el hecho de que requiera mucha menor inversión para empezar a trabajar.
  • Implementación más rápida y con menos riesgos. Las aplicaciones en tecnología de Cloud Computing estarán disponibles en cuestión de semanas o meses, incluso con un nivel considerable de personalización o integración.
  • Permite realizar un backup de la información valiosa. En caso de que el usuario haya sufrido algún problema con su computadora (fue robada, infectada por un virus, o simplemente no tiene acceso a ella en este momento) puede acceder a su información en forma instantánea, desde cualquier otra computadora, en cualquier lugar del mundo en que se encuentre.
  • Compartir información es muy fácil. Gracias a la nube los usuarios pueden crear documentos en forma simultánea y colaborativa usando Google Docs o cualquier solución similar. Pueden, a su vez, compartir archivos usando DropBox o Ubuntu One y similares.
  • Mayor seguridad. Tanto los administradores como los usuarios pueden detener el software espía y los virus que se originan en la Web antes de que se infiltren en su red privada y pongan en riesgo o inhabiliten los equipos, entre otras funciones. Por otra parte, si tenemos en cuenta que el 60% de la información de las empresas se encuentra en sistemas no protegidos; que 1 de cada 10 notebooks es robada 10 meses después de su compra; y que el 60% de los propietarios de pendrives dice haber perdido el dispositivo, resulta lógico que es mejor que la información se mantenga en la nube y no dentro de un equipo físico.
  • Actualizaciones automáticas que no afectan negativamente a los recursos de TI. Si actualizamos a la última versión de la aplicación, nos veremos obligados a dedicar tiempo y recursos (que no tenemos) a volver a crear nuestras personalizaciones e integraciones. La tecnología de Cloud Computing no le obliga a decidir entre actualizar y conservar su trabajo, porque esas personalizaciones e integraciones se conservan automáticamente durante la actualización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *