¿Porqué reemplazar un servidor físico por la nube?

¿Porqué reemplazar un servidor físico por la nube?

La nube es un espacio de almacenamiento virtual, en el que podemos alojar una importante cantidad de información. Hablamos de una serie de recursos computacionales, como aplicaciones, servicios, servidores y redes.

El almacenamiento en la nube (Cloud Computing en inglés) nos permite tener nuestros archivos almacenados en servidores accesibles. Fáciles de utilizar. Podemos manejar la información desde cualquier lugar gracias a un servicio que dio un paso más en la evolución de la informática dejando atrás a los grandes discos duros, las tarjetas de memoria o los USB.

La aparición de la nube, ha significado un alivio financiero y laboral para una gran cantidad de empresas que cuentan con la oportunidad de almacenar de forma segura su información, sin tener que ocupar un determinado espacio físico.

Cada vez es mayor el número de pequeñas y medianas  empresas (PYMES), entes  gubernamentales sin fines de lucro e incluso webmasters individuales que deciden migrar sus servidores a la nube, debido a la posibilidad de aprovechar los beneficios, financieros y técnicos, que rodean esta opción.

Los cloud servers poseen una tecnología altamente escalable que permite ofrecer servicios de computación a través de Internet, donde el usuario no necesita tener grandes conocimientos para su manejo y acceso.
Entre las principales ventajas que encontramos en el uso de este producto destaca:

  • Reducción de Costos: Adoptar un modelo de pago por uso, es decir pagar solamente por los recursos que utilicemos. Un cloud servers permite operar con software y almacenar información en centros de datos a los que podemos acceder a través de Internet, obteniendo un considerable ahorro en equipos de soporte, gastos de personal, hardware, consumo eléctrico.
  • Flexibilidad: El uso de la nube permite escalar recursos de computación, ajustándolos según la demanda, de esta forma el servidor puede crecer o disminuir según las necesidades del cliente, desde cualquier ubicación y sin restricciones de horario.
  • Facilidad en la implementación: Es mucho más rápido provisionar un hardware en la nube que uno físico. Contar con un cloud server  sólo requerirá de minutos para su completo funcionamiento.
  • Disponibilidad: La información, al no residir en un sólo hardware físico, posee la capacidad de ser migrada a otro servidor de manera instantánea sin ningún inconveniente, lo que asegura que en caso de alguna falla los datos siempre estén a su alcance.
  • Otras ventajas: Para actualizaciones en la nube sólo se requiere reajustar valores, sin downtime perceptible, mientras que en un servidor físico estas modificaciones podrían representar cambios de hardware y periodos mas o menos largos en los que el servicio no está disponible.

Las razones anteriormente mencionadas más el gran número de organizaciones que ya han adoptado la nube buscando mejorar su productividad, crecimiento, y obtener una reducción de costes representan un importante aval para la definitiva llegada de los cloud servers.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *